Los inquietantes retratos sin cabeza de los fotógrafos victorianos

La tentación de manipular las fotos es tan antigua como la fotografía: desde los orígenes del daguerrotipo los virtuosos de la fotografía se anticiparon al Photoshop a golpe de tijeras, celo y negativos. Una de las modas más extrañas fueron los montajes de fotos con los personajes decapitados, una suerte de divertimento un tanto macabro para impresionar a las visitas.

Las imágenes aquí mostradas han sido rescatadas por el blog Bluba Balu y forman parte de una colección de fotos estrambóticas de la época victoriana que también incluyen montajes de personajes voladores, muebles invertidos y todo tipo de “efectos especiales” que podían realizarse a partir de varios negativos.